La imprescindible formación en medios de la sociedad actual

 

¿Por qué es importante conocer los medios de comunicación? ¿Consumimos medios o ellos nos consumen a nosotros y nosotras? ¿Qué ven, oyen y leen nuestros jóvenes,  niñas y niños? ¿Con qué juegan? ¿Qué son los estereotipos? ¿Condicionan nuestras vidas personales? ¿Cómo los distingo? ¿Cómo los evito? Estas son algunas de las preguntas a las que contestaremos en el próximo taller “El tratamiento informativo de los medios de comunicación bajo la perspectiva de género”.

Los medios de comunicación forman parte de la vida de cualquier persona.  A diario estamos expuestos a un sinfín de mensajes que nos llegan a través del oído y de la vista.

Una persona está expuesta a una media de 1.500 anuncios por día. Desde que nos levantamos. Oímos la radio, vemos la televisión o leemos la prensa. Escuchamos música y nos conectamos a Internet.  Salimos a la calle y nos encontramos con vallas que publicitan todo tipo de productos y servicios…

Resulta evidente que la sociedad recibe una gran influencia en sus formas de vida, costumbres, modos de pensar, de organizarse y de funcionar, a través de los medios de comunicación. Los mensajes que estos emiten pueden normalizar situaciones que no son habituales en la vida cotidiana de cualquier ciudadano o ciudadana de a pie.

Por eso, se hace necesaria una formación en medios de comunicación. Para que la ciudadanía pueda consumir medios sin que éstos le consuman a ella. Es preciso conocer las virtudes e inconvenientes de las comunicaciones que emiten los numerosos medios de comunicación. Pero,  sin demonizarlos, porque hay que reconocer que ellos también ofrecen y han ofrecido muchas cosas buenas a la sociedad. Han traído a la palestra pública muchos temas sociales que antes eran tabú y considerados sólo del ámbito privado.

El periodismo en un valor democrático que hay que preservar  y cuyas herramientas vienen de la mano de los medios de comunicación. El entramado de poder, la economía y otros factores regulan este sistema del cual hay que estar al tanto para evitar la manipulación en grado.  Es preciso, por tanto, favorecer un diálogo constructivo entre todos los que formamos parte de la sociedad y la manera es la formación.

Género, estereotipos y medios de comunicación.

Los medios reflejan estereotipos, pero hay que tener en cuenta que estas formas de tratamiento mediático no se deben a acciones malintencionadas sino a la profunda implantación de éstos en la sociedad.

El género:

Aunque su concepto varía según su aplicación y uso, para este artículo nos centraremos en su visión social y antropológica.

La base de la organización social viene condicionada por la diferencia entre sexos,  ya que es inseparable del pensamiento. Un pensamiento derivado de la gestión de las definiciones que se nos han ofrecido de lo masculino y lo femenino con las asignaciones de roles, normas y conductas normalizadas con las que interpretamos el mundo en el que vivimos.  Por ejemplo, el género nos permite comprender la dominación de un sexo sobre el otro como un aparente “orden de las cosas inevitable”.

El género puede tener variaciones si lo observamos en distintas épocas históricas y diferentes culturas, pero siempre se refiere a las conductas, características y actitudes que se consideran masculinas o femeninas.

Los estereotipos

Son un conjunto estructurado de creencias acerca de un grupo social determinado. Se trata de una estrategia adaptativa que nos facilita el enfrentarnos con una información nueva y simplificarla en nuestra mente. Ésta escoge unas  características psicológicas generales atribuidas a un grupo humano extenso y las adapta a la nueva información para así, facilitar el conocimiento de ésta y dar sentido a las conductas.

La estereotipia es tan antigua como la sociedad y sus refranes, proverbios y tópicos en los que ha reflejado a cada grupo social. Los estereotipos son transmitidos desde la educación formal o informal, desde la familia y a través de los medios de comunicación. Estas evaluaciones estereotipadas de los sujetos se asumen como creencias verdaderas y en materia de género suelen llevar a una segregación o discriminación.

La identidad

Los rasgos propios de la personalidad como las capacidades intelectuales, el
físico, el carácter, los gustos, los intereses, etc., forman parte de lo que llamamos la identidad personal. Estos atributos son los que diferencian a cada persona de otras. El estereotipo conduce al individuo a estar bajo un grupo social determinado.

Los roles y los estereotipos de género

Los roles son los comportamientos, las actitudes, las obligaciones y los privilegios que una sociedad le confiere a cada sexo y eso es lo que espera de ellos. Los estereotipos de género contribuyen a mantener los roles de género.

Por ejemplo, las investigaciones hechas en este campo apuntan que las características que se nombran con más frecuencia para describir a una mujer tienen que ver con las emociones. Se dice que ellas son habladoras, sensibles, afectuosas, pacientes, románticas, de humor variable, cautelosas, creativas, ahorrativas. Ellos, sin embargo, son agresivos, fuertes, orgullosos, desorganizados, valientes, confiados, independientes, ambiciosos, egoístas y lógicos.

La importancia de los medios de comunicación

Aunque no debemos olvidar que los medios de comunicación son empresas informativas cuya finalidad es el lucro, tampoco dejaremos de lado su responsabilidad social. Sus funciones son informar, educar y entretener. Y los que los dirigen son conscientes de que sus informaciones, programas, etc., contribuyen a formar un modelo cultural.

Forman parte de la industria cultural y se configuran desde organizaciones de titularidad privada y pública. Tienen los mismos rasgos que otras áreas de producción aunque están delimitadas por leyes, convenios e instrumentos de control.

Rebasan las fronteras y su transnacionalidad se hace patente con la circulación de muchos de sus productos icónicos a través del cine, la televisión, la publicidad, el fotoperiodismo, etc.

Además, la información se ha centralizado en la producción de unas pocas y grandes agencias capaces de producir miles de informaciones diarias en numerosos puntos de todo el planeta.

Hay que dejar claro que el periodismo, la publicidad y el entretenimiento NO son lo mismo, aunque a veces, sea muy difícil distinguir donde se acaba uno y comienza el otro. El periodismo, la publicidad y el entretenimiento dan funcionalidad a los medios y los convierten en una poderosa fuente de representación de la realidad y de la ficción.

Las personas utilizan representaciones mediáticas para orientarse. Lo que en los medios se emite contribuye a forjar la vida cotidiana de los individuos, incorporándose de forma inmediata a la cultura y a otros discursos que provienen de la educación, del trabajo y de la comunicación interpersonal.

En los próximos talleres sobre “El tratamiento de la información con perspectiva de género en los medios de comunicación” que prepara la Asamblea de mujeres periodistas de Sevilla en colaboración con el ayuntamiento de la ciudad, para el próximo 12 de diciembre, se llevará a cabo un interesante análisis de los medios de comunicación desde una perspectiva de género que servirá como preámbulo a los otros dos talleres que se centran en el tratamiento de la información en las temáticas de violencia de género y de los grupos de exclusión social.

Para cualquier información o petición de asistencia al curso pueden dirigirse a: aps@asociacionprensa.org   ,   atención.mujer@sevilla.org .

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s