¿Por qué no nacemos iguales?

Reconocer los derechos de las niñas y los desafíos excepcionales que confrontan las menores de todo el mundo. Este es el espíritu con el que hoy, 11 de octubre, se celebra el Día Internacional de la Niña, tal como lo estableció la Asamblea General de las Naciones Unidas el 19 de diciembre de 2011.

Los derechos económicos, sociales y culturales de las niñas, vienen recogidos en diferentes instrumentos internacionales, desde la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), hasta la Cumbre del Milenio (2000), sin embargo, se produce una violación sistemática de tales acuerdos. Una vulneración que se agrava con la imposición de políticas neoliberales que acentúan las desigualdades sociales y de género. El crecimiento económico basado en la exclusión y la profundización de las desigualdades socioeconómicas, jurídicas, políticas e ideológicas ha limitado el acceso de las niñas a servicios que deberían estar garantizados.

Por ejemplo, el cumplimiento del derecho de las niñas a la educación es, ante todo, una obligación y un imperativo moral, tal como recoge la ONU en su web. También aseguran que existen pruebas de que la educación de las niñas, sobre todo en el nivel secundario, es una poderosa fuerza que transforma a las sociedades. Es decir, se convierte en un elemento positivo que permanece constante en casi todos los resultados previstos para el desarrollo, desde la reducción de la mortalidad y la fecundidad hasta la reducción de la pobreza y el crecimiento con equidad, el cambio de las normas sociales y la democratización.

Al reconocer la necesidad de adoptar perspectivas nuevas y creativas para impulsar la educación de las niñas, el Día Internacional de la Niña de 2013 aborda la importancia de las nuevas tecnologías y de la innovación en las asociaciones, las políticas, la utilización de recursos, la movilización de la comunidad y, sobre todo, la participación de los propios jóvenes.

Ante esta situación la ONU propone una serie de medidas hay que no se deberían pasar por alto:

  • La mejora del transporte para ir a la escuela.
  • La colaboración entre los sistemas de enseñanza y el sector bancario para facilitar el pago seguro y conveniente de los salarios a las maestras y de las becas a las niñas.
  • La provisión de cursos de ciencia y tecnología dirigidos a las niñas en todos los niveles educativos.
  • Los programas de mentores empresariales para ayudarlas a adquirir las aptitudes de trabajo y liderazgo esenciales y facilitar su transición de la escuela al trabajo.
  • La revisión de los planes de estudio para integrar mensajes positivos sobre las normas de género relacionadas con la violencia, el matrimonio infantil, la salud sexual y reproductiva, y las funciones masculinas y femeninas en la familia.
  • La aplicación de la tecnología móvil para la enseñanza y el aprendizaje a fin de llegar a las niñas, especialmente en las zonas remotas.

Desde diferentes entidades se está trabajando para sensibilizar sobre esta situación. Uno de los ejemplos es la campaña “Por Ser Niña” de Plan y el video de sensibilización que han elaborado.

Informa: Rocío Domínguez Cejudo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s