La pobreza tiene rostro de mujer

Las cifras no dejan lugar a dudas, según los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) las mujeres representan el 70% de los más de 1.200 millones de personas que viven en la extrema pobreza. Salvando las distancias, es un fenómeno que se da tanto en los países empobrecidos como en los industrializados. Por ello, con motivo del Día internacional de la erradicación de la pobreza, más que en ninguna otra fecha se debe comprender como la pobreza afecta de especial manera a las mujeres.

La feminización de la pobreza es un fenómeno que ha estado invisibilizado hasta hace relativamente poco tiempo, ya que cuando se analizaban las situaciones de pobreza o exclusión social no se utilizaba la variable de género.

El empobrecimiento femenino se entiende como un fenómeno multidimensional que supone una carencia de recursos no sólo económicos sino también culturales, sociales de autoestima, de disponibilidad para el ocio o de libertad, entre otros aspectos.La expresión alude además a un creciente empobrecimiento material de las mujeres al tiempo que se aprecia un continuo empeoramiento de su condiciones de vida.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando se habla de feminización de la pobreza es el aumento de familias encabezadas por una mujer en el conjunto de hogares pobres, lo que supone un riesgo de exclusión social a la que se enfrentan estas mujeres, normalmente pensionistas, viudas o jubiladas. Situación que la actual crisis económica está potenciando considerablemente.

Sin embargo, la globalización y la producción a nivel mundial afecta de manera más acusada a las mujeres de los países empobrecidos. El traslado de las industrias a los países del denominado Tercer Mundo, en busca de mano de obra barata, encuentra en las mujeres de estos lugares el personal adecuado, ya que los salarios son mucho menores y las condiciones o garantías laborales son prácticamente inexistentes. Las condiciones adversas en que las mujeres acceden al mercado de trabajo genera una mayor vulnerabilidad en los procesos de empobrecimiento.

Estas son solo algunas de las caras de la feminización de la pobreza. Rostros de mujer que necesitan un cambio para avanzar hacia la igualdad.

Informa: Rocío Domínguez Cejudo

Anuncios

2 comentarios en “La pobreza tiene rostro de mujer

  1. Anónimo dijo:

    Es una prueba más del “machismo” , del falso concepto arraigado en nuestra mente de hombres ,la cual tiene a la mujer, como un ser inferior. Concepto que sólo un verdadero encuentro espiritual con nuestro Señor ,es capaz de cambiar. O pensáis acaso que Jesús ,en su paso por aquí , tuvo un encuentro casual con las mujeres de su entorno ?? No!! El luchó con falsos conceptos de su sociedad y quiso dejar constancia de la posición que Dios le da a la mujer. Fue a drede su experiencia ,su dedicación !! Seremos juzgados por nuestra violencia y menosprecio !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s