“Es bueno que la mujer hable de la mujer en todos los ámbitos”

Yolanda Cruz es una de las compañeras que está en el censo de expertas; es directora de Festivales Cinematográficos y coordinadora de Jornadas de Cine y Literatura. Asimismo, es miembro de CIMA y Jefa de Prensa de la Fundación Inquietarte. Para esta especialista en cine y en sus relaciones con la literatura, la educación y la mujer es fundamental “educar la mirada, no solo para que la sociedad adulta y los jóvenes, aún sin formar, aprendan a ver quiénes somos, si no para que también seamos capaces de verlo nosotras mismas”.

yolanda inquietarte

¿Por qué crees que es necesario que especialistas como tú hablen sobre cine y mujer?

Es bueno que la mujer hable de la mujer en todos los ámbitos. Creo que las mujeres que gozamos del privilegio de poder dirigirnos a determinados foros de público o de audiencia, debido a nuestra profesión y nuestra formación,  estamos obligadas a aprovechar nuestra voz para  dar voz al resto de las mujeres que no disponen de esa capacidad o de esa oportunidad, para mí es una obligación moral. Mi formación académica y mi experiencia profesional me permiten hablar de cine hecho por mujeres y hecho por hombres, lo más importante es que me permite a ayudar a generar miradas, a educar y yo estoy muy comprometida con la educación  y con la igualdad.

En tú ámbito profesional, ¿qué género predomina más?

El género masculino. Sin dudas. Pero para eso trabajamos muchos y muchas, para que esa diferencia de índices de representatividad cada vez sea menor.

¿Crees que el hecho de ser mujer ha condicionado tu crecimiento profesional?

No, mi crecimiento profesional, no. El precio que he pagado y pago a nivel personal por conseguirlo, sí.

¿Qué importancia crees que tiene el censo de expertas?

Creo que la importancia es mucha. Los periodistas cada vez contamos con menos tiempo para trabajar las fuentes documentales que ayuden a sustentar nuestras informaciones y acabamos acudiendo a los expertos a los que hemos acudido siempre, es más, cuando acudimos a un gabinete de comunicación en busca de nombres suele ocurrir que los propios compañeros se limitan a citarte siempre a los mismos, que, generalmente, suelen ser hombres. La mujer tiene representación en todos los ámbitos sociales, políticos, culturales y científicos y por ello debe formar parte de las listas de expertos a quienes se pueda acudir o citar. Elaborar un listado de expertas y ponerlo a disposición de periodistas y empresas de comunicación me parece una idea estupenda y necesaria que he apoyado desde un principio.

¿De qué otras formas se podría fomentar la visibilización de la mujer en los medios?

Este censo de expertas será un paso adelante importante para conseguir fomentar esa visibilización. Creo que tan importante es dar espacio visual a la mujer en los medios de comunicación como el minimizar el impacto social que supone el que actualmente ocupa en ciertos programas de ocio y en la publicidad. Quizás ese sería otro camino a emprender, evitar cierto tipo de imagen, cierto cliché, teniendo en cuenta, sobre todo, que la sociedad de la comunicación juega un papel fundamental en la adquisición de valores y roles, y que  la imagen de la mujer que transmiten algunos programas de ocio emitidos en franjas de público infantil y juvenil es perniciosa, me estoy centrando en este caso en la televisión que es el medio de comunicación que más consume la población más joven y, por tanto, más vulnerable éticamente.

¿Cuál es el tratamiento en el cine de la mujer? ¿Está realmente representada?

A la mujer en el cine, como preguntas, se la trata a través de los personajes que interpretan las actrices. El 90 % de las películas que se estrenan están protagonizadas por hombres y escritas por hombres. La mujer, en tales películas, es un personaje secundario al servicio del desarrollo del personaje masculino. Al estar al servicio del protagonista debe tener unas características que la hagan merecedora de la atención de este personaje masculino, es decir, siempre refiriéndome a la mayoría de los casos, habrá de ser joven y atractiva, asumiendo los cánones de belleza que la moda marque en ese momento. Además, la mujer debe ser entregada, cariñosa, comprensiva, buena amante y si se da el caso, hasta buena profesional, es decir, prostitutas o esposas y madres abnegadas o lo que en los 90 se dio en llamar superwoman. No, no creo que estemos representadas en esos  papeles.

Informa: Rocío Domínguez Cejudo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s